Pace cards caligrafía en dorado

 

Puedo recordar perfectamente la emoción que sentí cuando me regalaron la primera tarjeta con mi nombre caligrafiado a mano. Ese era mi nombre en unas letras maravillosas y esa era yo! Esa tarjeta aún la conservo. Es de las pocas cosas que siempre se salvan cuando me entra la fiebre de organizar y deshacerme de todo lo que ya no quiero. Por eso creo sinceramente que tener el detalle de escribir todos y cada uno de los nombres de tus invitados es un acto de deferencia hacia ellos; un gesto de cariño y respeto y una bellísima forma de agradecer que estén contigo en un momento tan importante para ti. Y también creo (apostaría bastante) que se los van a llevar con ellos y que seguirán luciendo en algún lugar especial.

En este caso los nombres, a plumilla, se han escrito con tinta dorada. A mí me gustan muchísimo y eso que no soy muy de brillos. Pero creo que esta vez van perfectos con el papel de la tarjeta, cien por cien fibra de algodón y en un blanco roto. Ma parecen realmente elegantes.

No obstante, puedes elegir la tinta que más vaya con el tono de tu boda, con la papelería, los manteles o incluso con las flores de los centros de mesa.

Las tarjetas tienen un tamaño de 6 x 10, ya dobladas para que puedas situarlas sin problema junto a la copa o detrás del plato.

El precio que aparece es para cada tarjeta con nombre y un apellido; pero si solo quieres el nombre de cada invitado, sin apellido, el precio sería de 1,70 por unidad.

Todos los precios que aparecen en la web lleva incluido el IVA






Artículos relacionados